Archivo de la categoría: Historietas

Fábula de “Esopo” El asno que cargaba una imagen.

Estándar

asnoUna vez le correspondió a un asno cargar una imagen de un dios por las calles de una ciudad para ser llevada a un templo. Y por donde él pasaba, la multitud se postraba ante la imagen.

El asno, pensando que se postraban en respeto hacia él, se erguía orgullosamente, dándose aires y negándose a dar un paso más.

El conductor, viendo su decidida parada, lanzó su látigo sobre sus espaldas y le dijo:

-¡Oh, cabeza hueca, todavía no ha llegado la hora en que los hombres adoren a los asnos!

Moraleja: Nunca tomes como tuyos los méritos ajenos.

El perro y su reflejo

Estándar

perroenrioUn perro, que llevaba un pedazo de carne entre sus dientes, se paseaba por el borde de un arroyo cuando vio su propia figura reflejada en el agua. Creyendo que era otro perro, y que el trozo de carne que aquél llevaba era mejor que el suyo, se dispuso a arrojarse al agua para
arrebatárselo. Pero al hacerlo, tuvo que soltar su pedazo , con el resultado de quedarse sin comida, puesto que el trozo codiciado no era sino un reflejo, y al verdadero se lo llevó la corriente.

Moraleja: Que no te pase nunca a ti lo mismo por perseguir sin tino un espejismo.

Jean de La Fontaine

Empuja la vaquita

Estándar

Empuja la vacaUn sabio maestro paseaba por el bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de conocer lugares y personas, y sobre las oportunidades de aprendizaje que nos brindan estas experiencias.

 La casa era de madera y sus habitantes, una pareja y sus tres hijos, vestían ropas sucias y rasgadas, y estaban descalzos. El maestro se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia, y le dijo:

-En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio, ¿cómo hacen usted y su familia para sobrevivir?

 El hombre respondió calmadamente:

 -Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Parte de la leche la vendemos o la cambiamos por otros alimentos en la ciudad vecina, y con la restante elaboramos queso, cuajada y otros productos para nuestro consumo. Así es como vamos sobreviviendo.

 El sabio agradeció la información y contempló el lugar por un momento, antes de despedirse y partir. A mitad de camino le ordenó a su fiel discípulo:

 -¡Busca la vaquita, llévala al precipicio y empújala! Lee el resto de esta entrada

Hermosa historieta para comenzar el año

Estándar

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar, parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo, allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte, pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo, en una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café, las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre, A los veinte minutos el padre apagó el fuego, sacó las zanahorias y las colocó en un bowl, sacó los huevos y los colocó en otro bowl, sacó el café y lo puso en un tercer bowl. adversidad Lee el resto de esta entrada

El halcón que no volaba

Estándar

los-dos-halconesCierto día, un rey recibió dos pequeños halcones como regalo y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenase para la caza. Pasados unos meses, el maestro informó al rey de que uno de los halcones no se movía de la rama del árbol en que lo habían dejado, a pesar de que el otro ya volaba perfectamente.

El rey mandó llamar a sanadores, cazadores, cetreros y curanderos para que observasen al halcón, pero ninguno de ellos pudo hacer volar al ave, que, tras muchos intentos por parte de sabios y expertos, continuaba inmóvil en la rama. Lee el resto de esta entrada

Quemar las naves

Estándar

Alrededor del año 335 a.c, al llegar a la costa de Fenicia, Alejandro Magno debió enfrentar una de sus más grandes batallas. Al desembarcar comprendió que los soldados enemigos superaban tres veces el tamaño de su gran ejército. Sus hombres estaban atemorizados y no encontraban motivación para enfrentar la lucha: habían perdido la fe y se daban por derrotados. El temor había acabado con aquellos guerreros invencibles. Lee el resto de esta entrada

El árbol de los amigos

Estándar

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.

Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar y hay otras que apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestran lo que es la vida. Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros y luego pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien. Lee el resto de esta entrada

El gusanito

Estándar

Un gusanito iba caminando en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un duendecillo.

 -¿Hacia dónde te diriges? -le preguntó.

 Sin dejar de caminar, el gusanito contestó:

 -Tuve un sueño anoche: soñé que desde la cima de la gran montaña veía todo el valle. Me gustó lo que vi en el sueño, y he decidido realizarlo.

 El duendecillo dijo, mientras lo veía alejarse:

 -¡Debes estar loco! ¿Cómo podrás llegar hasta aquel lugar? ¡Tú, una simple oruga! Para alguien tan pequeño como tú, una piedra será una montaña; un pequeño charco, el mar, y cualquier tronco, una barrera infranqueable. Lee el resto de esta entrada

Maestra, ¿qué es el amor?

Estándar

Uno de los niños de una clase de educación infantil preguntó:

Maestra… ¿qué es el amor?

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en la hora del recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajeran cosas que invitaran a amar o que despertaran en ellos ese sentimiento. Los pequeños salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo: Lee el resto de esta entrada

Vive como creas que es mejor

Estándar

Había una vez un matrimonio con un hijo de doce años y un burro.
Decidieron viajar, trabajar y conocer el mundo. Así, se fueron los tres
con su burro.
 
Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba: Mira ese chico mal educado… él arriba del burro y los pobres padres, ya grandes, llevándolo de las riendas. Entonces, la mujer le dijo a su esposo: No permitamos que la gente hable mal del niño.
 
El esposo lo bajó y se subió él. Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: Mirá qué sinvergüenza ese tipo …… deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va muy cómodo encima.
Entonces, tomaron la decisión de subirla a ella al burro mientras padre
e hijo tiraban de las riendas. Al pasar por el tercer pueblo, la gente
comentaba: ¡ Pobre hombre! Después de trabajar todo el día, debe
llevar a la mujer sobre el burro! y pobre hijo ¡ qué le espera con esa
madre!.

Lee el resto de esta entrada